domingo, septiembre 11, 2011

es cosa del pasado ...

I)

Estoy sentada esperando que me llamen para probarme la toga. La graduación se acerca y es EL evento del año.

Yo, bastante “entusiasmada” con la idea, entro a un salón vacío lejos de la bulla, saco un libro y empiezo a leerlo sin realmente hacerlo. Me aburro, tiro el libro por ahí y  me escurro en la silla. El chico B entra al salón buscando quizás la misma “paz” que yo. Él está ahí conmigo hablando de cualquier cosa, haciéndome  reír. Yo, nerviosa pero haciéndome la cool, lo miro y le sigo la corriente. De la nada, aparecen los 2 mejores amigos de B y empiezan a joder la vida con esas tonaditas idiotas  bastante parecidas al sonido de una ambulancia en plena emergencia.

- Entre ustedes hay algo desde hace 7 años. ¿No creen que deberían hacer algo al respecto? – dice uno de ellos.

B y yo nos parámos de las sillas y estamos   a punto de llegar a la puerta cuando ésta es cerrada con violencia. B y yo nos miramos con ojos de plato mientras que los testigos nos miran expectantes. Lo siguiente que recuerdo es que fuimos obligados (de forma literal, porque como no nos movíamos, los 2 testigos nos empujaron y calcularon de manera violenta el match de bocas)  a besarnos. 

Luego escuché mi nombre y fui a probarme mi toga. 

II)

 Hoy hay fiesta de sombreros en una casa  en la que viven puros argentinos donde, para entrar, necesitas obviamente usar un sombrero, beanie o algo que te tape la cabeza. Hace frío y entro en pánico porque no encuentro algo que tape mi cabeza.

Mis roommates bastante emocionadas se bañan, se maquillan, se ponen el gorro respectivo y están listas a la hora coordinada. Caminamos mil cuadras, nos perdemos, me caigo entre cuadra y cuadra por la pista resbalosa y me jodo la rodilla a tal punto que empieza a sangrar. Felizmente que uso calentador y así no se notará la sangre.

Llegamos a la casa argentina. Mucha música gringa y de cuando en cuando alguna cumbia. Por fin algo en español – pienso mientras me mezclo entre la gente y tomo varias cervezas.

En eso, en una esquina veo a una co-worker besando al chico lindo que me trae muerta desde hace 1 mes.

Voy al baño a lavarme la cara a ver si se me pasa esta vaina de ver doble. No quiero pensar en nada. Quizá ella ganó porque tenía una mejor delantera. Quizá porque habla el mismo idioma que él y cuando regresen a Brasil vivan felices y tengan hijos bonitos. Quizá ella es una perra porque sabiendo que me gustaba se lo está agarrando. Quizás, quizás, quizás. 

"Ya perdiste pues. Sal a bailar la canción de Ráfaga que está sonando" – me digo a  mi misma y salgo bien cool.

A la salida del baño, un chico me habla en portugués. Le digo que no entiendo y me habla en inglés. Intercambiamos datos básicos y a los pocos minutos estamos en la misma situación en la que había visto a mi co-worker con mi (ahora) ex - crush.

Mis roommates me dicen que nos tenemos que ir. Yo le digo al chico del portugués bonito que me tengo que ir, que fue “un gusto” conocerlo (¿?), él dice que me puede acompañar a casa pero hacemos un stop grupal en Mc Donalds. Ahí recordé su nombre y aprendí un poco de portugués. Jamás volvimos a cruzarnos otra vez.


FYI: En mi defensa puedo decir que fue la única vez que hice algo así y que el chico del portugués bonito era extremadamente simpático.


III)

Estamos en mi comarca, después de haberlo acompañado a comer, caminando hacia el paradero para tomar el carro que me llevará a casa. Él no sabe dónde está. Le voy indicando como tiene que irse pero al final termina más perdido que yo.

Llegamos a mi paradero y hablamos de varias cosas sin sentido mientras yo reniego que todos “mis” carros pasan llenos, que no me gusta ir parada y blah blah blah.

Él se para frente a mí, me mira y se acerca. Sé lo que va a hacer, lo ha estado intentando hace rato pero me hago la loca. Algo pasa y su plan se malogra. “Ya casi”- dice y yo me hago la que no escucho. Después de algunos intentos más, su plan tiene éxito.

No tomo el bus que me lleva a casa y él no toma la combi que lo lleva a la suya porque está perdido. Tomamos un taxi porque se está haciendo tarde.  Hablamos de cosas sin sentido y seguimos ejecutando el plan exitoso.

Llego a mi casa y mi celular suena. Veo su nombre en la pantallita con el dibujo de un sobre. Es un mensaje de texto diciendo: “Sorry si mi beso sabía a KFC”.

Yo sé que el perro no tiene nada que ver pero me gustan los beagles. Además me rehuso a poner esas imágenes fresas de besos. Google Images ¡me complicas la vida!


PD1 .- El título del post es la parte de la letra de un axé antiquísimo. Si eres sap@ puedes buscarlo en YT como BESO EN LA BOCA - Axe Bahía x)



6 comentarios:

  1. A ver, déjame ver si entendí, te gustan 3 chicos pero besaste a dos.

    1. B
    2. El que besaba la co-worker
    3. Brasil

    Pregunta: ¿Tienes novio? jaja

    ResponderEliminar
  2. El chico de la III, es el chico B? O es otro aparte del chico B, el chico que te gusta hace un mes o el brasilero simpatico ? Me perdí.
    Anna, regalame uno pues. A mi me falta.

    ResponderEliminar
  3. @ Aldo Ruben : El post narra 3 situaciones diferentes :). La primera fue mi accidentado "primer beso", la segunda fue un ataque de ansiedad y locura por el brasilero bonito cuando estaba en otro pais y el tercero es algo ultimo :)

    @ Nathaly Habich : Son 3 chicos distintos :).

    ResponderEliminar
  4. Oeeeeeeee q tal historia, andas recordando esas cositas sentimentales :P
    Cada chico te dejó un recuerdo jjaja.
    Imagen de un perro?? un hombre te recuuerda un perro?
    No te olvides de visitarme

    ResponderEliminar
  5. @ Maxwell Recuerdo cosas asi porque tengo bastaaaaaaaante tiempo libre #JE :D

    ResponderEliminar

Como eres contreras y leiste, ahora te digo NO COMENTES sólo para ver si la psicología inversa sigue funcionando contigo.